Enfermedades Transmisibles
Septiembre 1 de 2020

Índice Parasitario Anual de Malaria - Georeferenciado

Indicador - Gráfica

El Índice Parasitario Anual de Malaria expresa la relación de los casos de malaria y la población que vive en zonas de riesgo. Da cuenta de la probabilidad de contraer la enfermedad entre la población en riesgo.

Ficha Técnica

Índice Parasitario Anual de Malaria

Definición El Índice Parasitario Anual de Malaria (IPA) expresa la relación de los casos de malaria y la población que vive en zonas de riesgo. Da cuenta de la probabilidad de contraer la enfermedad entre la población en riesgo.
Metodología de Cálculo IPA=(No.total de casos de malaria registrados en un año / No. total de población en riesgo ) x  1.000
Fuente del Numerador Notificación SIVIGILA-Instituto Nacional de Salud. (Casos por Departamento de procedencia)
Fuente del Denominador Instituto Nacional de Salud
Unidad de medida No. de casos por c/1.000 habitantes en riesgo
Línea de base (Valor/Año) 5.9 (2000)
Responsable del cálculo Instituto Nacional de Salud
Nivel de desagregación

*Nacional

*Departamental (2005 a 2019p)                                                                                     

Serie disponible 2000 a 2019p
Periodicidad Anual

Análisis

¿Qué dicen estos datos?

La malaria o paludismo, es una enfermedad infecciosa transmitida por la picadura del zancudo hembra del género Anopheles,  quien transmite un parásito llamado plasmodium (P. vivax, P. falciparum, P. malariae y P. ovale, entre otras) y que se caracterizada por generar fiebre, dolor de cabeza, fatiga y dificultad para respirar, entre otros síntomas que pueden variar de acuerdo a las condiciones intrínsecas de la persona, a la concentración de parásitos en sangre y otros factores que pueden generar desde un estado asintomático hasta unas manifestaciones clínicas severas (1).  Considerada por la OMS y la OPS en los Objetivos de Desarrollo Sostenible como una enfermedad tropical desatendida (ETD), marco bajo el cual se generó un plan de acción que expira en el año 2022

Con el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud, en 2015 se estableció la Estrategia Técnica Mundial Contra la Malaria 2016 – 2030, en la que se contextualizó la problemática y se generaron metas claras para el control de la enfermedad teniendo en cuenta 3 grandes pilares (2):

  1. Lograr el acceso universal a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la malaria.  Para construir este pilar, la OMS recomienda un conjunto de intervenciones básicas: control vectorial, quimioprofilaxis, pruebas diagnósticas y tratamiento de buena calidad.
  2. Acelerar los esfuerzos para lograr la eliminación y alcanzar el estado exento de malaria.
  3. Transformar la vigilancia malárica en una intervención básica.  Siendo ésta una de las prioridades en los departamentos endémicos, ya que de acuerdo al comportamiento dinámico de la infección, no se mantiene una constancia en las acciones que se implementan en los picos, descuidando así las intervenciones básicas que planteas las autoridades en el tema.

De acuerdo al último informe mundial sobre el paludismo, los esfuerzos realizados no han generado el impacto esperado, ya que la cifra reportada para 2010 fue de 239 millones de casos, mientras que para 2017 tan solo disminuyó en 22 millones el valor inicial (4), periodo en el cual se registraron 435.000 muertes por la misma causa, ratificando con esto, que los esfuerzos deben aumentar para lograr alcanzar la meta trazada para 2030.

La incidencia de malaria se mide a nivel mundial por medio del Índice Parasitario Anual (IPA) que es la relación entre el número de casos nuevos de malaria y la población en riesgo de contraer esta enfermedad (vivir a menos de 1600 metros por debajo del nivel del mar, en clima templado), midiendo así la proporción de personas que presentando condiciones que las ponen en riesgo de contraer la enfermedad, se enferman.

Para agosto del 2019, en Colombia  el INS registra un aumento progresivo a partir del año 2014, donde se notificó un índice parasitario anual (IPA) de 3.4 por cada 1.000 habitantes en riesgo, cifra que disminuyó en comparación con la registrada en 2010 (11.5 x 1000 hab. en riesgo), pero que para 2018, se elevó a 7.8 nuevamente, lo que nos aleja de la meta propuesta por el ODS 3.3. que consiste en poner fin a la malaria entre otras infecciosas para el 2030 (5) y que nos pondría al nivel Paraguay y Argentina que ya fueron certificados como países libres de la malaria en 2018 y 2019 respectivamente (6) .  

De acuerdo al último reporte oficial del mes de agosto (2019) donde se  reportaron 58.400 casos  -cifra que aumentó para inicios del periodo 12 (66.581 casos) (7)-, los departamentos que representan la prioridad, por su alta prevalencia (8), son Choco (IPA: 40), Guainía (IPA: 31,4) y Nariño (IPA: 37.2), los cuales mantienen su endemicidad histórica y para los que hay que intensificar las medidas propuestas por Minsalud:

“Usar toldillo, para evitar pic​aduras de zancudos mientras se duerme.  Uso de ropa adecuada: manga larga y pantalones largos.  No exponerse a picaduras de zancudos, sobre todo en las primeras horas de mañana (5:00 a. m a 8:00 a. m.) y al entrar la noche (5:00 p.m. a 8:00 p.m.​).  Eliminar criaderos cercanos a la vivienda.  Ante la presencia de síntomas como fiebre, escalofrío, dolor de cabeza y malestar general, acudir lo más pronto posible a la IPS.  Suministrar al personal médico la información solicitada sobre la procedencia, durante los últimos 15 días sobre todo si ha permanecido en zonas con transmisión activa.  En caso de ser diagnosticado con malaria, ingerir el tratamiento completo y NO auto medicarse” (9).​

Aunque Colombia ha disminuido sus cifras históricas, desde Así Vamos en Salud, se considera que es necesario fortalecer los planes de acción actuales, además de generar estrategias intersectoriales y constantes que permitan un control absoluto de la infección en el país, empoderando a las comunidades mediante procesos robustos de promoción, que les permita identificar plenamente el vector para generar las medidas correspondientes para su adecuado control, de igual forma las comunidades deben estar en capacidad de identificar fácil y oportunamente los signos y síntomas para recurrir a una atención en salud pertinente.

 

Referencias

1. INS. Malaria, Colombia Primer Semestre 2019. Bogotá : s.n., 2019.

2. OMS. Estrategia Técnica Mundial Contra la Malaria 2016 - 2030. Ginebra : s.n., 2015. pág. 35. 978 92 4 356499 9 .

3. OMS y OPS.  55.o Consejo Directivo: 68.a Sesión Del Comité Regional De La OMS Para Las Américas. Washington : s.n., 2016.

4. OMS. World Malaria Report. Ginebra : s.n., 2018. pág. 210. 978 92 4 156565 3.

5. PNUD.  ODS: OBJETIVO 3. 2019.

6. OPS y PMS. Indicadores básicos 2019. Washington D.C. : s.n., 2019, Contexto demográfico regional, 2019.

7. INS. Día del Paludismo en las Américas. Bogotá : s.n., 2019.

8. —. Informe del Evento. Bogotá : s.n., 2019.

9. MINSALUD. Ministerio de Salud . [En línea] 01 de 11 de 209. [Citado el: 01 de 11 de 2019.] https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/PET/Paginas/malaria.aspx.