Servicios de Salud
Agosto 1 de 2016

Proporción de esquemas de vacunación adecuados en niños menores de un año por EAPB

Tabs indicador

Indicador - Gráfica

Proporción de niños menores de un año con esquema de vacunación completo (BCG, 3a dosis de polio y 3a dosis de pentavalente) respecto al número de niños afiliados a su respectiva Entidad Administradora de Planes de Beneficios EAPB, según las normas del Programa Ampliado de Vacunación (PAI) por 100 niños.

Análisis

¿Qué dicen estos datos?

La vacunación en menores de un año es crucial para la supervivencia en este grupo de edad, por esta razón hace parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. El impacto positivo de las vacunas en los niños menores de un año es ampliamente conocido, tal es el caso de la vacuna contra el Haemophilus Influenzae (bacteria muy común en los niños) que tras su introducción en los esquemas de vacunación en este grupo de edad, propició una dramática reducción de la mortalidad por meningitis bacteriana (infección de las capas que cubren el cerebro) y neumonía en la población infantil (1) (2) (3).

Desde la implementación del PAI en 1978, la incidencia de las enfermedades inmunoprevenibles ha bajado significativamente. (4) Hasta antes del año 1993 el Gobierno Nacional tenía la responsabilidad de adquirir los biológicos y administrarlos. A partir de la reforma al sistema de salud la administración de estas vacunas la debe realizar adicionalmente las EAPB. No obstante, esto no fue claro sino a partir del año 2000, mediante la resolución 412 (5). Dentro de este contexto y teniendo en cuenta que las EAPB tienen como obligación minimizar el riesgo de enfermedad de su población afiliada, este indicador cobra una particular importancia.

Para el primer semestre de 2016, según el último reporte disponible, las EAPB reportaron que el 71.56% de los menores de un año afiliados cuentan con esquemas de vacunación adecuados. Esta cifra es bastante inferior si se compara con las coberturas encontradas en la ENDS 2010 donde la proporción de niños con esquema de vacunación completa fue de 80%, sin embargo representa un aumento respecto del resultado presentado en el reporte del primer semestre del 2014, que muestra un porcentaje de 60,66%(6). Estas diferencias revelan que las EAPB no tienen el conocimiento suficiente sobre su población infantil afiliada, y que por lo tanto se desconocen los potenciales riesgos a los que están expuestos los niños en Colombia por parte de sus aseguradores.

Por esta razón, Así Vamos en Salud hace un llamado a las EAPB para que realicen esfuerzos por conocer el estado de salud de su población asegurada por medio de una comunicación mucho más articulada con la red de prestadores que contratan. De la misma manera, se hace un llamado a la Superintendencia de Salud para que en el marco de sus funciones de vigilancia, oriente, asista y propenda porque las entidades encargadas del aseguramiento cumplan con sus funciones en una población con prioridad constitucional como son los niños.

Referencias Bibliográficas

  1. Morris SK, Moss WJ, Halsey N. Haemophilus influenzae type b conjugate vaccine use and effectiveness. Lancet Infectious Diseases 2008. 2008 July; 8: p. 435–43.
  2. Agudelo CI, Muñoz N, De la Hoz F, Pública LdS. Evaluación rápida del impacto de la vacuna contra Haemophilus influenzae serotipo b en Colombia. Revista Panamericana de Salud Publica. 2000; 8(3).
  3. De la Hoz F, Higuera AB, Di Fabio JL, Luna M, Gomez A, Valencia MdlL, et al. Effectiveness of Haemophilus influenzae type b vaccination against bacterial pneumonia in Colombia. Vaccione. 2004 Junio; 23: p. 36-42.
  4. Así Vamos en Salud. [Online].; 2010 [cited 2011 Abril 18. Available from: http://www.asivamosensalud.org/index.php?option=com_remository&Itemid=0&... .
  5. Ministerio de Salud. Decreto 412 de 2000: Por la cual se establecen las actividades, procedimientos e intervenciones de demanda inducida y obligatorio cumplimiento (.) Bogotá; 2000.
  6. Profamilia. Encuesta Nacional de Demografía y Salud. Bogotá:; 2010.