Servicios de Salud
Agosto 1 de 2016

Oportunidad en la detección de cáncer de cuello uterino EAPB

Tabs indicador

Indicador - Gráfica

Porcentaje de mujeres diagnosticadas en estadios tempranos de cáncer de cuello uterino respecto al total de mujeres con diagnóstico de cáncer de cuello uterino.

Análisis

¿Qué dicen estos datos?

El cáncer de cuello uterino es el cáncer más frecuente en las mujeres colombianas (1). Se calcula que se presentan alrededor de 6,800 casos nuevos al año, con una mortalidad de 18.2 por 100,000 (1). El diagnóstico temprano de esta enfermedad ha probado ser una excelente estrategia de prevención de la morbi-mortalidad asociada con la misma.

El indicador "Oportunidad en la detección de cáncer de cuello uterino" presenta el porcentaje de casos de cáncer de cuello uterino detectados in situ, es decir en su estadio más temprano, sobre el total de casos de cáncer de cuello uterino diagnosticados por las EAPB. La detección temprana de este cáncer, implica el cumplimiento de tres medidas de prevención claramente definidas. La primera es la toma de la Citología Cervico-uterina a todas las mujeres mayores de 21 años de edad con vida sexual activa, utilizando el esquema 1-1-3, es decir, si se tienen dos citologías normales con diferencia de un año entre ellas, la siguiente citología se puede realizar tres años después, hasta los 69 años si las citologías anteriores han sido normales. La segunda es la lectura del resultado, que en caso de ser anormal, debe ir acompañada por exámenes adicionales confirmatorios. Y la tercera, es el tratamiento de acuerdo con el estadio de la lesión encontrada (1).

Las EAPB tienen la obligación de inducir la demanda de este tipo de servicios, es decir que estas instituciones deben asegurarse de que su población femenina se realice la citología. Adicionalmente, dentro del marco de obligaciones de las EAPB se contempla el mantenimiento del estado de salud de la población afiliada. Además tienen el compromiso de asegurarse que las mujeres reciban el resultado de la citología, que se realice el seguimiento correspondiente y eventualmente el diagnóstico oportuno de esta enfermedad. Una demora ya sea en la realización de la citología, en recibir el resultado, o en ser sometida a pruebas diagnósticas adicionales influyen de manera directa sobre este indicador y refleja la capacidad de las EAPB para coordinar acciones entre ellos y sus IPS para prevenir o detectar tempranamente enfermedades.

En Colombia actualmente se diagnostican aproximadamente el 79% de los cánceres de cuello uterino en estadio temprano, lo que quiere decir que un 21% son diagnosticados tardíamente. Para el análisis de este indicador se debe tener en cuenta que el denominador es el total de cánceres de cuello uterino diagnosticados. Por esta razón, y debido al subregistro de este tipo de patologías hay que ser cautelosos al momento de interpretarlo. Por el momento a pesar de ser un gran avance el reporte de esta información, esta cifra es inaceptable si se tiene en cuenta que acciones tempranas reducen de manera significativa la mortalidad mientras que la tasa de muertes por este cáncer está en aumento (2). Adicionalmente, las múltiples fluctuaciones del indicador que se evidencian durante los últimos años hacen pensar que todavía no existe en el país una tendencia clara hacia la mejoría del mismo.

Este indicador hace evidentes las falencias ya sea en la inducción de la demanda, en la falta de seguimiento a sus afiliadas, o en barreras de acceso a exámenes más sofisticados (como la colposcopia y la biopsia) que puedan llevar al diagnóstico final. Uno de los obstáculos encontrados en el 2008 por el Instituto Nacional de Cancerología en un estudio realizado en cuatro departamentos de Colombia fue la condición de pobreza que, según ellos determina no solo limitantes de acceso económico, sino también culturales debido a que un bajo nivel educativo está asociado con la ausencia de práctica de citología (3). Esta es una variable que las EAPB deben tener en cuenta al momento de organizar su red de servicios y sus programas de inducción de la demanda.

Por otro lado, es necesario resaltar que solo hasta el 2005 se incluyó en el POS subsidiado la colposcopia y biopsia de cuello uterino por lo que la resolución 3384 de 2000 (vigente aun para establecer metas de detección temprana y protección específica en el POS contributivo y subsidiado) no incluye una meta específica para la realización de estas intervenciones por parte de las EAPB.

Quizás uno de los obstáculos más importantes para el reporte de este tipo de indicadores por parte de las EAPB es que con éstos se establece una alerta sobre las falencias en su gestión. El INC ha detectado en ciertos departamentos de Colombia, que hay instituciones habilitadas para la toma de citología cérvico uterina y algunas de éstas no prestan dicho servicio (4); también se encontró que en la mayoría de las instituciones donde se realiza la lectura de las citologías no se realiza control interno sobre las lecturas de estos exámenes cuando son positivos (4) como lo dicta la guía para el control de calidad de muestras de cuello uterino (5). En otro estudio se identificó que el 27% de las mujeres cuya citología detectó una lesión de alto grado no recibió los servicios indicados (4). Estos resultados pueden corresponder a un insuficiente seguimiento monitoreo de los servicios que las EAPB contratan con sus IPS y de las posibles barreras impuestas por estas mismas entidades para acceder a los servicios.

Así Vamos en Salud, considera inadmisible que existan fallas en el sistema de habilitación de servicios de toma de citología cérvico uterina, la falta de control de calidad interno en la lectura de citologías de algunas instituciones y de seguimiento a las pacientes con anomalías. De la misma manera reitera la necesidad de mejorar tanto el reporte como la calidad de la información suministrada a la Superintendencia de Salud y por lo tanto al Sistema de Información para la Calidad. No obstante también considera que la monitorización de este indicador es de gran relevancia teniendo en cuenta todos los procesos que deben llevarse a cabo por parte de las EAPB para lograr el diagnóstico temprano del cáncer de cuello uterino y que se traduzca en una adecuada gestión del riesgo en salud.

Para el período 2016-1 las EAPB reportaron un 71% de mujeres diagnosticadas en estadios tempranos de cáncer de cuello uterino, porcentaje que sigue estando por debajo respecto a la meta de detección oportuna del 80%.

Referencias Bibliográficas

  1. Así Vamos en Salud. Reporte Anual 2009: Tendencias de la Salud en Colombia Bogotá; 2010.
  2. Instituto Nacional de Cancerología & Ministerio de la Protección Social. Guías de práctica clínica (No. 3): Recomendaciones para la tamización de neoplasias del cuello uterino en mujeres sin antecedentes de patología cervical (pre invasora o invasora) en Colombia Bogotá D.C; 2007.
  3. Cendales R, Piñeros M, Wiesner C, Murillo R, Tovar S. Cobertura de la citología cérvico-uterina y factores relacionados en cuatro departamentos de Colombia. Revista Colombiana de Cancerología. 2008 Julio 21; 12(3): p. 119-125.
  4. Wiesner C, Tovar S, Piñeros M, Cendales R, Murillo R. La oferta de servicios para tamización de cáncer de cuello uterino en Colombia. Revista Colombiana de Cancerología. 2009 Mayo 13; 13(3): p. 134-144.
  5. Díaz M, Parra E, Salud INd. Guía para el control de calidad para la toma, procesamientoe interpretación de muestras de citología de cuello uterino Bogotá; 2008.
  6. Departamento Nacional de Planeación - DNP. Bases para el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014. [Online]. Bogotá; 2011 [cited 2011 Enero 15. Available from: http://www.dnp.gov.co/PortalWeb/PND/PND20102014.aspx.