Estado de Salud
Agosto 1 de 2016

Tasa de Mortalidad por Cáncer Gástrico-Georeferenciado

Tabs indicador

Indicador - Gráfica

La Tasa de Mortalidad por Cáncer Gástrico es el número total de defunciones estimadas por neoplasias malignas del estómago en una población total o de determinado sexo y/o edad dividido por el total de esa población, expresada por 100.000 habitantes.

Análisis

¿Qué dicen estos datos?

El cáncer gástrico es el más frecuente en Colombia, tanto en hombres como en mujeres y representa la primera causa de muerte por cáncer en el país. Entre el 2000 y el 2008, la tasa de mortalidad se ha mantenido relativamente constante, con diez muertes por cada 100.000 habitantes. Durante el período 2009-2010 se presentó una ligera disminución, pasando a 9 muertes por 100.000 habitantes. En 2015 la tasa de mortalidad por cáncer gástrico fue de 10,36 por 100.000 habitantes. La mayoría de los casos se diagnostican tardíamente, resultando en altas tasas de mortalidad (1).

A nivel mundial, el cáncer gástrico es la cuarta causa de muerte entre las muertes por cáncer (2). Colombia junto con Japón y Corea se encuentran clasificados como países cuya población está en alto riesgo de sufrir de cáncer gástrico por su alta incidencia. En Latinoamérica, la región a lo largo de la cordillera de los Andes especialmente en zonas volcánicas, se encuentra, en riesgo alto (3). Por ejemplo, en Chile, la tasa de mortalidad por este cáncer es de 19,6 por 100.000 habitantes, en Perú de 15,6 (4) y Ecuador de 11.8 (5), cifras más altas que las encontradas en Colombia.

Según el Atlas de la Mortalidad por Cáncer del Instituto Nacional de Cancerología (INC) (6), hay un mayor riesgo de mortalidad por cáncer gástrico en las zonas de alta cordillera tanto en hombres como en mujeres, sin mayor variación en el patrón entre ambos sexos. El riesgo disminuye con el descenso en la altitud, hasta alcanzar su nivel más bajo en las planicies de la Costa Atlántica y la Costa Pacífica, los llanos Orientales, la Amazonía, y de forma menos evidente, en los valles de los grandes ríos, principalmente el Magdalena.

Entonces, es importante resaltar la relación entre la región andina y montañosa, y la mortalidad por cáncer gástrico que se aprecia tanto en el estudio del INC como en los datos proporcionados por Así Vamos en Salud, ya que se observa que departamentos como Boyacá, Quindío, Cauca, Risaralda, Huila, Norte de Santander, Tolima y Caldas han presentado durante los últimos años las tasas más altas de mortalidad por cáncer gástrico, lo que puede estar relacionado, tal y como se menciona en el Atlas del INC, con las diferencias en los patrones culturales y las condiciones medioambientales de las regiones de alta montaña, que difieren de otras regiones como los valles de los ríos, los Llanos Orientales y las zonas costeras. Algunos estudios que caracterizan los patrones de dieta en poblaciones de alto y bajo riesgo para la incidencia de cáncer gástrico en Colombia, han mostrado diferencias importantes en el consumo de sal y habas (alto consumo en zonas de alto riesgo, y de vegetales y frutas frescas (mayor consumo en zonas de bajo riesgo), entre otros factores de riesgo. (6)

El factor de riesgo más importante dentro de la patogenia de ésta entidad es la infección por Helicobacter Pylori, un bacilo que afecta aproximadamente a la mitad de la población mundial y que lleva a gastritis crónica (7). Sin embargo esta infección parece ser un factor de riesgo necesario pero no único para la generación de cáncer (3). Es por esto que factores como una dieta rica en nitratos (8), tabaquismo, condiciones ambientales (7), el bajo consumo de verduras y frutas, y el estrato socioeconómico (8) son determinantes para el desarrollo de dicha enfermedad (8).

En Colombia, la prevalencia de infección por Helicobacter Pylori es alta en todas las regiones, y adicional a esto, se tienen identificadas las zonas donde el riesgo de cáncer es más alto (la población de Nariño tiene 25 veces más riesgo de tener cáncer que los habitantes de la Costa Pacífica) (9). En algunas de estas regiones el consumo de alimentos conservados en sal (con nitratos) es frecuente. De esta manera, la detección y tratamiento de H. Pylori en pacientes con gastritis crónica, contribuiría significativamente a la prevención del cáncer (7) (8) (10) (9).

Actualmente, no hay consenso mundial sobre las acciones a tomar para la detección temprana de dicho cáncer. En países como Japón se realiza una endoscopia de vías digestivas (introducción de una cámara por la boca para visualizar el estómago y una porción del intestino) a todas las personas que presentan síntomas de gastritis y a toda la población a partir de los 40 años se les realiza una fluoroscopia de vías digestivas altas (una radiografía con medio de contraste para visualizar el estómago y el esófago),  (11) mientras que en Estados Unidos este no es un procedimiento estandarizado (12). Sin embargo, dado el alto riesgo de la población colombiana, deben definirse las actividades que deban realizarse para la detección temprana de este cáncer ya sea mediante el Plan Decenal de Salud Pública 2012-2021 o dentro de la actualización del POS y de esta manera disminuir la mortalidad por este tipo de cáncer en Colombia.

En la actualidad, los métodos diagnósticos y de control para las enfermedades que preceden el cáncer gástrico son la endoscopia de vías digestivas altas y la prueba de aliento para la detección de H. Pylori, ambas incluidas en el POS contributivo, y se espera que con la unificación del POS, los usuarios del régimen subsidiado también accedan a estos métodos diagnósticos, con el fin de cerrar las brechas de inequidad en el manejo y control de enfermedades como la gastritis, la infección por Helicobacter Pylori (ambas precursoras del cáncer gástrico) y el diagnóstico temprano de este cáncer, y disminuir así el número de diagnósticos tardíos y con ello la mortalidad, y el costo del tratamiento de la población menos favorecida del país.

Referencias Bibliográficas

1. Otero W. Cáncer gástrico en Colombia: un diagnóstico tardío que amerita el compromiso del Estado. Revista Colombiana de Gastroenterologia. 2008; 4(23): p. 302  304.
2. Herszényi L, Tulassay Z. Epidemiology of gastrointestinal and liver tumors. European Review for Medical and Pharmacological Sciences. 2010; 4(14): p. 249-58.
3. Correa P. Bacterial Infections as a Cause of Cancer.. Journal of the National Cancer Institute. 2003; 95(7).
4. Organizacion Panamericana de la Salud. Salud de las Américas 2007.
5. Ministerio de salud Ecuador. Indicadores Básicos de salud 2008 Quito; 2008.
6. Instituto Nacional de Cancerología E.S.E e Instituto Geográfico Agustín Codazzi. Atlas de mortalidad por cáncer en Colombia/. Tercera edición ed. Bogotá: Imprenta Nacional; 2010.
7. Correa P, Piazuelo M. Natural history of Helicobacter pylori infection. Digestive and Liver Disease. 2008;(40): p. 490-96.
8. Kenneth E, McColl M. Helicobacter pylori Infection. New England Journal of Medicine. 2010; 362: p. 1597-604.
9. Sablet T, Piazuelo B, Shaffer C, Schneider B, Asim M, Chaturvedi R, et al. European Phylogenetic Origin of Helicobacter pylori Strains as a Risk Factor for Premalignant Gastric Lesions in Colombia. .
10. Correa P, Fontham E, Bravo J, Bravo L, Ruiz B, Zarama G, et al. Chemoprevention of gastric dysplasia: randomized trial of antioxidant supplements and anti-helicobacter pylori therapy. Journal of National Cancer Institute. 2000;(92): p. 1881–8.
11. Hamashima C SDYHIKFASHST. The Japanese guidelines for gastric cancer screening. Japanese Journal of Clinical Oncology. 2008 April; 38(4): p. 259-67.
12. U.S. Preventive Services Task Force. Sitio Web de U.S. Preventive Services Task Force. [Online].; 2011 [cited 2011 Mayo 30. Available from: http://162.99.45.155/search?q=gastric+cancer&entqr=0&output=xml_no_dtd&p...