Estado de Salud
Agosto 1 de 2016

Índice Parasitario Anual de Malaria - Georeferenciado

Tabs indicador

Indicador - Gráfica

El Índice Parasitario Anual de Malaria expresa la relación de los casos de malaria y la población que vive en zonas de riesgo. Da cuenta de la probabilidad de contraer la enfermedad entre la población en riesgo.

Análisis

¿Qué dicen estos datos?

La malaria es responsable de cerca de un millón de muertes anuales en el mundo y es causada por parásitos que son transmitidos por la picadura de mosquitos (1). Según el Reporte Mundial de Malaria 2011, publicado por la Organización Mundial de la Salud entre los años 2000 a 2010, en 43 de los 99 países con transmisión se ha registrado una reducción de casos de malaria de más del 50%, mientras que en otros 8 países se han visto tendencias a la baja de 25% al 50% (2). Se calcula que en 2010 se produjeron unos 216 millones de casos de malaria, de los que aproximadamente el 81% (174 millones de casos), se registraron en la región de África. Se estima que en el 2010 las muertes por esta enfermedad fueron 655000, el 91% de estas en África (2).

Según el Reporte Mundial de Malaria del año 2014, hay 97 países endémicos, 3,3 millones de personas en riesgo de adquirir la enfermedad, con una ocurrencia estimada de 198 millones de casos y 584 000 muertes en el año 2013, principalmente en el continente africano (13).

Aproximadamente el 86% de muertes en todo el mundo correspondieron a niños menores de 5 años de edad. La incidencia estimada de malaria en todo el mundo se ha reducido en un 17% desde el año 2000, y el índice de mortalidad de esta enfermedad en un 26%. Estos porcentajes de reducción son inferiores a los objetivos acordados internacionalmente para 2010 (del 50%), pero representan un logro muy importante. (2)

El año 2010 constituyó un hito en el camino hacia el logro de las metas y objetivos acordados internacionalmente con miras al control de malaria. El año 2010 era la fecha en la que se debía alcanzar la cobertura universal para todas las poblaciones en riesgo de contraer malaria, mediante intervenciones adaptadas al contexto local y destinadas a la prevención y gestión de los casos, y se había previsto reducir la incidencia de la enfermedad en por lo menos un 50% en comparación con los niveles del año 2000 (2).

A la luz de los avances conseguidos en el 2010, en junio de 2011 se actualizaron los objetivos del Plan de Acción Mundial contra la Malaria de la Alianza para la Reducción de la Malaria. Actualmente los objetivos son: 1) reducir el índice mundial de mortalidad por malaria a casi cero a finales de 2015, 2) disminuir para finales de 2015 los casos de la enfermedad en todo el mundo en un 75% respecto a los casos presentados en el año 2000, y 3) eliminar la malaria para finales de 2015 en 10 nuevos países desde 2008, incluida la región europea de la OMS. Estos objetivos se alcanzaran mediante el logro y mantenimiento del acceso universal a medidas preventivas, el acceso universal a la gestión de los casos en los sectores público y privado y en la comunidad (incluida la derivación al servicio sanitario adecuado), y una mayor celeridad en el desarrollo de los sistemas de vigilancia (2).

En la región de América Latina y el Caribe, los casos de malaria se concentran en tres países: Brasil con el 42 %, República Bolivariana de Venezuela con el 18 % y Colombia con 12 %, estos concentran el 72 % de la carga de la enfermedad. Se reportaron cerca de 82 muertes por malaria en la región durante el año 2013, lo que representa un descenso del 79 % respecto al año 2000 (13).

Colombia es una zona endémica de malaria ya que el 85% del territorio está ubicado a menos de 1600 metros del nivel del mar, nivel propicio para el crecimiento y ciclo de vida del mosquito transmisor (Anopheles) (3). Según el Reporte Mundial de Malaria 2011, Colombia se encuentra en la fase de control de la enfermedad (2).

A pesar de que la malaria no se encuentra dentro de las principales causas de muerte en Colombia ni genera el mayor número de años perdidos debido a discapacidad (3), la importancia de su monitorización y control radica en que es una entidad completamente prevenible y de fácil tratamiento (1) y que es una de las enfermedades transmitidas por vectores que pueden incrementarse por los cambios climáticos.

La incidencia de malaria se mide a nivel mundial por medio del Índice Parasitario Anual (IPA) que es la relación entre el número de casos nuevos de malaria y la población en riesgo de contraer esta enfermedad (vivir a menos de 1600 metros por debajo del nivel del mar, en clima templado), midiendo así la proporción de personas que presentando condiciones que las ponen en riesgo de contraer la enfermedad, se enferman. Este indicador ha presentado un descenso respecto al año 2010, año en el que se presentó el pico más alto por esta causa. Para el año 2012, con información disponible en el SIVIGILA (4), se reportó un IPA de 5,8, en el 2013 se reportó un IPA de 4,9 y en el 2014 de 3,9 (11)(12).

A nivel departamental, para el período 2012-2014 Antioquia y Chocó presentaron los IPA más altos, siendo superiores a 20 casos de malaria por cada 1000 habitantes en riesgo. En tercer y cuarto lugar se encuentran Amazonas y Nariño. Esta situación prende las alarmas sobre las profundas brechas que se observan en las regiones apartadas del país.

La disminución de casos respecto al 2000 puede ser el resultado de la introducción de medicamentos, de una detección más oportuna por parte de la comunidad y debido a tratamientos más eficaces por parte de los profesionales de la salud (6). No obstante, llama la atención la divergencia entre la mortalidad reportada por SIVIGILA y por el DANE, poniendo en evidencia fallas en las fuentes de información (los profesionales de la salud que atienden los casos) que afecta directamente al sistema de información y por otro lado la focalización de intervenciones en determinados departamentos.

Adicionalmente, desde el punto de vista operativo, es posible que en muchos de los sitios donde se originó el caso no cuenten con puesto de diagnóstico y tratamiento, y que las actividades de prevención y de control dirigidas a la población no hayan sido suficientes (6).

Revisando la información de manera retrospectiva se observan dificultades para consolidar el número de casos de malaria reportados al SIVIGILA, tanto que el mismo gobierno reconoce "un importante subregistro en las cifras reportadas por los profesionales de la salud por medio del SIVIGILA al desagregar a nivel rural y urbano". Con este último argumento la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) encaminada a la disminución de la incidencia de malaria fue eliminada por su difícil seguimiento. A pesar de su eliminación de las metas de los ODM, la debilidad en los sistemas de información que hacen poco factible el seguimiento de la incidencia de la malaria debe ser un incentivo para mejorar dichos sistemas y no una razón para hacer invisible el problema (8).

Teniendo en cuenta lo anterior, Así Vamos en Salud considera que un paso determinante para lograr el control de la malaria es el fortalecimiento de los sistemas de vigilancia y control de esta enfermedad, que consisten principalmente en el reporte oportuno y de calidad por parte de los profesionales de la salud y encuentra que esta debe ser una de las prioridades del Ministerio de Salud y Protección Social debido a su anunciado compromiso con el fortalecimiento de los sistemas de información en salud (9) Adicionalmente, considera necesario que se realice un ejercicio de priorización al momento de incluir regiones del país a programas específicos para el control de esta entidad pues de no hacerse, el gobierno nacional y los entes encargados podrían estar profundizando las brechas regionales.

Referencias Bibliográficas

  1. World Health Organization. World Health Organization. [Online].; 2010 [cited 2011 Abril 8. Available from: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs094/en/index.html.
  2. World Health Organization. World Malaria Report 2011. ; 2011.
  3. Organización Panamericana de la Salud. Perfiles: Perfil Colombia. [Online]. [cited 2011 Abril 8. Available from: http://www.paho.org/Spanish/AD/DPC/CD/cartagena-4-col.pdf.
  4. Instituto Nacional de Salud. Boletín Notificación de eventos de interés en salud pública 2008-2010. ; 2012.
  5. Instituto Nacional de Salud. Boletín vigilancia de la malaria en Colombia 1-2011. Bogotá: Instituto Nacional de Salud, Enfermedades Transmitidas por Vectores; 2011.
  6. Chaparro P. Mortalidad por malaria, un vistazo desde el SIVIGILA, Colombia 2008 a 2010. Informe Quincenal Epidemiológico Nacional-IQEN. 2012 Enero; 17(2).
  7. Instituto Nacional de Salud. Bases de datos de la vigilancia de eventos de interés en salud pública.
  8. Consejo Nacional de Política Económica y Social. Documento Conpes # 140: Modificación a Conpes social 91 del 14 de Junio de 2005: "Metas y estrategias de Colombia para el logro de los objetivos de desarrollo del milenio-2015". Bogotá: Departamento Nacional de Planeación; 2011.
  9. Así Vamos en Salud. Mesas y Foros: Memorias Foro Anual AVS 2010. [Online]. Bogotá; 2010 [cited 2011 Abril 8.
  10. Pontificia Universidad Javeriana & Cendex. Carga de Enfermedad Colombia 2005: Resultados Alcanzados Bogota; 2008.
  11. Instituto Nacional de Salud. Informe del evento Paludismo hasta el período epidemiológico 13 del año 2012. 2013.
  12. Instituto Nacional de Salud. Informe final Malaria, año 2013 y 2014.
  13. World Heart Organization. World Malaria Report 2014 (Citado en: Informe Final Malaria. Instituto Nacional de Salud, 2014).