Noviembre 21 de 2017

El agua y saneamiento básico: determinantes de la salud en nuestras manos.

Uno de los principales recursos de la salud ambiental es el Agua. Tener acceso y calidad en el agua, garantizará una mejor calidad de vida; para esto existen soluciones prácticas de bajo costo y fácil implementación que nos permiten mejorar el recurso.

Para poder beber agua, esta debe estar libre de micro organismos, concentraciones químicas, impurezas y de cualquier tipo de contaminación que cause problemas para la salud humana. Cuando el agua se encuentra contaminada, se recomienda realizar algún tipo de tratamiento mediante un proceso que la transforme en agua segura para beberla u otros usos.

En los pueblos, ciudades y algunas veredas existen acueductos que se encargan de potabilizar el agua, en plantas de tratamiento. Allí se realizan procesos de sedimentación, filtración y desinfección química del agua, para posteriormente almacenarla y distribuirla a la población. En lugares donde no existen plantas de tratamiento de agua o cuando no se puede garantizar la distribución de agua con calidad, se pueden emplear métodos de tratamiento en los hogares.

Una acción sencilla como Hervir el agua, es un método bastante efectivo para desinfectar pequeñas cantidades de agua clara. De igual manera, realizar la limpieza y desinfección de los tanques de almacenamiento del agua, garantizan almacenar el líquido en buenas condiciones; por lo cual se recomienda hacer estos procedimientos periódicamente.

Manejo y disposición de residuos líquidos y sólidos

La disposición inadecuada de las excretas es una de las principales causas de enfermedades infecciosas intestinales y parasitarias, principalmente en la población infantil y poblaciones de bajos ingresos. La disposición adecuada de excretas tiene como finalidad, proteger las fuentes de agua, proteger la calidad del aire que respiramos, del suelo y proteger la salud de las personas.

Los microorganismos que causan enfermedades gastrointestinales viven en los excrementos de los seres humanos y animales, y se pueden contagiar por contacto directo de las manos sucias con la boca y los alimentos, el uso de agua contaminada con materia fecal, entre otras.

El problema de la mala disposición de las excretas se puede solucionar mediante la implementación de tecnologías simples y con participación comunitaria en aquellos lugares que no cuentan con las instalaciones adecuadas. Algunas acciones organizadas y comunitarias son:

  • Rellenos sanitarios: Es una técnica de eliminación final de desechos sólidos en el suelo que pretende no generar molestias ni peligros para la salud pública, ni perjudicar el ambiente durante su operación.
  • Compost: la producción de abono utilizando biodegradables.
  • Reciclaje: recolección, separación y clasificación de basuras, para ser utilizadas de materia prima para la elaboración de nuevos productos.

En Contacto Directo, el viernes de 2 a 4 p.m. profundizaremos en este tema y daremos algunas recomendaciones.